domingo, 22 de junio de 2008

Conclusión

La cultura mesopotámica, en especial la sumeria, es la cuna de todas las otras civilizaciones importantes. Además sus avances tecnológicos, su cultura, su economia y ciencias forman una base para las otras civilizaciones que se formarían en Europa.
Además este territorio mantuvo su importancia a través del tiempo, pero cambiando constantemente de dominio. Por ejemplo hasta la caída del imperio Romano, Babilonia fue la capital de la parte oriental de éste.